ATE Pensiones
http://www.atepensiones.org.ar/spip.php?article199
Angel Vicente "Chacho" Peñaloza
Jueves, 19 de junio de 2008
/ ATE Pensiones
Ángel Vicente Peñaloza o Peñalosa, apodado El Chacho, (Nació en Guaja, provincia de La Rioja en 1796 y murió en Olta el 12 de noviembre de 1863) fue un caudillo y militar federal argentino, uno de los últimos líderes de esa corriente alzados en armas contra el centralismo de Buenos Aires.

En 1821, Ángel Peñaloza, apodado el Chacho, trabó amistad con el Comandante Juan Facundo Quiroga y luchó, bajo su mando, contra las fuerzas unitarias al mando de La Madrid y el General José María Paz. Quiroga acuerda con Juan Manuel de Rosas un plan para destruir a las fuerzas unitarias en el interior del país e inicia, junto con Peñaloza, una campaña que culmina con el dominio de Cuyo, La Rioja, San Luis, Mendoza, Catamarca y Tucumán.

Durante el gobierno de Paulino Orihuela, gobernador de La Rioja, el Chacho fue designado comandante militar y su prestigio era tan grande que en 1833 comandó la escolta de Quiroga. Era un típico caudillo de la provincia, un hombre de campo con todas las características que el poema de José Hernández atribuye al gaucho argentino.

Cuando se produjo el asesinato de su jefe y protector en Barranca Yaco, el 16 de febrero de 1835, quedó como sucesor indiscutido de su popularidad. En 1840 se pronunció contra Rosas porque creyó que éste había sido uno de los instigadores del asesinato de Quiroga. A las órdenes de Lavalle, el Chacho sublevó los Llanos e inició una guerra de guerrillas contra el fraile Aldao que había ocupado La Rioja. El deseo por tomar su provincia natal para el bando unitario lo llevó a varios enfrentamientos con los diferentes gobernadores de La Rioja. Finalmente fue derrotado por el ejército del gobernador federal de San Juan. Se exilió un año en Chile y en 1844, volvió a San Juan prometiéndole a Benavídez que se sometería al régimen de la Federación. En 1848 y en una situación de pobreza extrema, le permiten volver a La Rioja, su provincia natal. Esta situación molestó a Rosas que le exigió a Benavídez, enviar al Chacho a Buenos Aires, aunque el gobernador eludió la demanda. No obstante estar bajo garantía, participó en el derrocamiento del gobernador riojano, Vicente Mota. A partir de ese momento, la situación del Chacho mejoró pro su prestigio en el sostén del nuevo gobierno de Manuel Bustos. En 1852, con la derrota de Rosas, se afirmó con mayor solidez, intervino en cuestiones de política local y llegó a cartearse con el general Urquiza.

El nuevo gobernador de La Rioja, Solano Gómez, toma una serie de drásticas medidas que provocan que en 1856 Urquiza -en ese momento, presidente de la Confederación-, envíe una comisión que interviene en los asuntos provinciales. Ante el fracaso de los intentos encauzar la política provincial en el marco de la Constitución nacional, estalla una revolución promovida por Bustos y apoyada por Peñaloza que destituye al gobernador. La Legislatura lo reemplaza por Bustos que mantiene buenas relaciones con el Chacho. Sin embargo, la armonía se rompió a causa de los intentos revolucionarios de los hermanos Carlos y Ramón Ángel en 1859 y 1860 para derribar al gobierno. Las sanciones aplicadas a ambos disgustan a Peñaloza que era su protector y pide la renuncia de Bustos. Nuevamente, el gobierno nacional envía diferentes delegados para solucionar el pleito pero estos fracasan. Finalmente, Peñaloza toma el poder provincial y convoca a elecciones, que dan como resultado el nombramiento de Villafañe como nuevo gobernador. Urquiza envía una comisión para aconsejarlo que desarrolle una política acorde a la Constitución nacional.

El triunfo de Mitre en Pavón trajo un período aciago para la provincia. El gobierno central le pide a Peñaloza que oficie de árbitro en el conflicto entre Santiago del Estero y Catamarca. Aprovechando su ausencia el gobernador de Córdoba, Marcos Paz, se apoderó de La Rioja. La región se insurreccionó y decenas de partidas trataron de estorbar y aislar a los nacionales. Para congraciarse con Mitre, Villafañe traiciona a Peñaloza y firma una declaración en la que lo repudia y amenaza con castigos a los que lo apoyasen. El Chacho regresa apresuradamente e ingresa la ciudad con el apoyo popular. Villafañe había huido y el gobernador delegado repara el agravio inferido al Chacho. En ese momento Mitre y Paunero, alarmados por la supervivencia del Chacho, envían una comisión a negociar con él. Los jefes liberales reconocieron la necesidad de incluir al Chacho como una garantía del orden y la tranquilidad en el interior pero luego, lo acusaron de delitos que no había cometido y buscaron por todos los medios posibles, que Mitre le declarara la guerra. Por fin lo consiguieron y se designó a tal efecto, al gobernador de San Juan, Domingo Faustino Sarmiento, enemigo encarnizado del caudillo riojano. El Chacho enarboló la bandera de la rebelión frente al proyecto liberal y organizó una guerra de montoneras. Intentó atacar San Juan pero fue derrotado por el mayor Irrazábal. Dos días antes de morir, escribió una carta a Urquiza que se considera su ’testamento político’. Allí de pide que se ponga al frente de la lucha contra los herederos de Pavón. El 12 de noviembre de las fuerzas de Irrazábal lo encuentran en su casa y le exigen que se rinda. El Chacho entrega el puñal que le había obsequiado Urquiza en señal de aceptación, pero Irrazábal lo atravesó con una lanza. Su cabeza fue exhibida en la plaza de Olta durante ocho días.

Sarmiento se alegró por su muerte, diciendo que el Chacho era una ’bestia dañina’, Mitre la desaprobó por no ajustarse a las disposiciones legales -era un general de la nación y debió juzgárselo en un Consejo de guerra. José Hernández, en cambio, publicó una reivindicación póstuma del caudillo en su diario El Argentino, que apareció como libro al año siguiente. También Gutiérrez y el poeta Olegario Andrade escriben en su favor. El texto de Sarmiento de 1867, en el que defiende el crimen contra Peñaloza desató una feroz polémica con Juan Bautista Alberdi.

1863 La muerte del Chacho

Investigación periodística de José Hernández

El 12 de noviembre de 1863 el brigadier general Angel Vicente Peñaloza, a sus gallardos 70 años, está refugiado en la casona de su amigo Felipe Oros, en la pequeña población riojana de Olta, con media docena de hombres desarmados, a pocos días de su derrota en Caucete, San Juan, contra las tropas de línea del gobernador de la provincia y director de la guerra designado por el presidente Bartolomé Mitre: Domingo Faustino Sarmiento, que estaba desesperado entonces por saber dónde se escondía su peor enemigo. A principios de mes el capitán Roberto Vera sorprende a un par de docenas de seguidores de Peñaloza. "Acto continuo se les tomó declaración", dice el escueto parte de su superior, el mayor Pablo Irrazábal: seis murieron pero el séptimo habló. El chileno Irrazábal lo manda a Vera con 30 hombres al refugio del caudillo, donde lo encuentra desayunando con su hijo adoptivo y su mujer. El Chacho, el amable gaucho generoso y valiente defensor a ultranza de las libertades de los pueblos, sale a recibirlo con un mate en la mano y, entregando su facón -en cuya hoja rezaba la leyenda "el que desgraciado nace / entre los remedios muere"-, le dice al capitán: "estoy rendido". Vera lo conduce a uno de los cuartos y le pone centinela de vista. Y le comunica el suceso a Irrazábal. El mayor no tarda en aparecer. Entra al cuarto y pregunta de un grito: "¿quién es el bandido del Chacho?". Una voz calma, desbordante de buena fe, le contesta: "yo soy el general Peñaloza, pero no soy un bandido". Inmediatamente, y sin importarle la presencia del hijastro y de doña Victoria Romero de Peñaloza, el mayor Pablo Irrazábal toma una lanza de manos de un soldado y se la clava en el vientre al general. Después lo hizo acribillar a tiros. Y mandó cortarle la cabeza y exhibirla clavada en una pica en la plaza del pueblo de Olta. Sarmiento, que nada deseaba más que esa muerte, le escribe a Mitre el 18 de noviembre: "...he aplaudido la medida, precisamente por su forma. Sin cortarle la cabeza a aquel inveterado pícaro y ponerla a la expectación, las chusmas no se habrían aquietado en seis meses".

La guerra "de limpieza social", de exterminio de los criollos, de degüello de los federales, de carnicería feroz, de raptos, robos, saqueos, violaciones, levas de enganchados y cepos "colombianos" a los gauchos, es la consecuencia directa de Pavón, "la derrota que no fue" impuesta por las logias de Buenos Aires. El 17 de septiembre de 1861 se enfrentaron junto al arroyo de Pavón, al sur del la provincia de Santa Fe, el ejército bonaerense liberal de Mitre y el ejército federal de las provincias de Urquiza. Producida la victoria indiscutible de los federales en el campo de batalla, inexplicablemente, Justo José de Urquiza se retira del campo a paso lento, al tranco de su caballo, como para demostrar que es una retirada voluntaria. ¡Y al mismo tiempo ordena también la retirada de los suyos, ganadores del combate! Con la insólita claudicación urquicista, la Confederación se derrumbó y el país quedó en las manos de "la civilización de la levita" de los porteños, una de las páginas más tristes y sangrientas de nuestra historia.

La bandera abandonada por Urquiza será alzada entonces por el Chacho Peñaloza, brigadier general del ejército de la nación y jefe del III Ejército -el "Ejército de Cuyo"-, aunque sin tropas de línea ni armas. De una vieja familia fundadora de La Rioja, de larguísima carrera de luchas en las que había ganado todos sus grados en el campo de batalla, Peñaloza fue teniente coronel de Facundo Quiroga, y lo acompañó en todas sus campañas, sirviendo después de Barranca Yaco a las órdenes del gobernador Brizuela, con quien entró a la coalición del Norte. Este cambio de frente obedeció a la falsa versión unitaria que le achacaba a Rosas la inspiración del asesinato de Facundo.

Pero ya estamos después de Pavón, cuando el Chacho levanta una vez más su enseña, cabalgando sin sombrero, ceñida la melena blanca con una vincha gaucha, y son cientos, y pronto miles los que lo rodean, paisanos con sus caballos de monta y de tiro, y una media tijera de esquilar atada a una caña como lanza. De La Rioja a Catamarca, de Mendoza a San Luis, de Córdoba a San Juan, la montonera crece levantando voluntarios en marcha triunfal. En los Llanos, el caudillo es imbatible. Por eso, el gobierno nacional manda al sacerdote Eusebio Bedoya a ofrecerle la paz. El Chacho acepta complacidísimo y se fija La Banderita para el cambio solemne de las ratificaciones y de los prisioneros de guerra. El acude con sus tenientes y montonera en correcta formación. El ejército de línea, conducido por los jefes mitristas Rivas, Arredondo y Sandes -los dos últimos orientales-, rodean a Bedoya.

José Hernández, el autor del Martín Fierro, narra la entrega de los prisioneros nacionales tomados por el Chacho. "¿Ustedes dirán si los han tratado bien?", pregunta éste. "¡Viva el general Peñaloza!", fue la única y entusiasta respuesta.

Luego el riojano se dirige a los jefes nacionales: "¿Y bien, dónde están los míos?... ¿Por qué no me responden?... ¡Qué! ¿Será cierto lo que se dice? ¿Será verdad que todos han sido fusilados?"... Los jefes militares de Mitre se mantenían en silencio, humillados; los prisioneros habían sido todos degollados sin piedad, como se persigue y se mata a las fieras de los bosques; las mujeres habían sido arrebatadas por los invasores... Al decir del joven periodista Hernández -testigo angustiado de las desdichas nacionales-, Bedoya y los propios jefes militares, conmovidos, sienten asco por haberse mezclado en la negociación. Pronto el Martín Fierro marcará a fuego la iniquidad mitrista:

¡Y después dicen que es malo el gaucho si los pelea!

Pero hay uno que nada lo conmueve; queda en pie el enemigo más formidable del caudillo de los Llanos: Sarmiento, que además de caracterizarlo de bandido, vándalo y ladrón, lo hostiliza y hace perseguir implacablemente a sus hombres, incorporándolos por la fuerza a los peores destinos militares, después de apoderarse de sus mujeres y propiedades. (Unos meses antes le escribía a Mitre sobre Sandes: "Si mata gente, cállense la boca. Son animales bípedos de tan perversa condición que no sé qué se obtenga con tratarlos mejor"). Hasta que el director de la guerra logra colmar la paciencia del Chacho, que antes del año de La Banderita levanta nuevamente el estandarte de la rebelión, declarando en una carta a Mitre: "Los hombres todos, no teniendo ya más que perder que la existencia, quieren sacrificarla más bien en el campo de batalla defendiendo sus libertades, sus leyes y sus más caros intereses atropellados vilmente". Y toma su lanza temible convocando a los dispersos federales, a los veteranos de Facundo y a los jóvenes casi niños que prefieren morir con la tacuara en la mano a aniquilarse en los cantones fronterizos, diciendo en su proclama, que vuelve a conmocionar los Llanos: "El viejo soldado de la patria os llama en nombre de la ley y de la nación, para combatir y hacer desaparecer los males que aquejan a nuestra tierra". La tragedia de Olta inició una ola de sangre descontrolada en toda la región. Pero desde entonces una copla popular se empezó a cantar en los Llanos:

Dicen que al Chacho lo han muerto. No dudo que así será. Tengan cuidado magogos, no vaya a resucitar.